Saltar al contenido

Review | Rammstein – Rammstein (homónimo)

Ha pasado casi una década desde que Rammstein lanzó su sexto álbum llamado “Liebe ist für alle da”. Durante ese tiempo, Richard Kruspe -guitarrista y fundador de la banda- mantuvo en todo momento viva la esperanza de volver a escuchar material nuevo de los alemanes hasta que finalmente llegó el día. El séptimo álbum de estudio de Rammstein vio la luz hoy con 11 nuevas canciones y llevando por título el mismo nombre de la banda.

Comienza el disco con ‘Deutschland’, que trae un sonido pesado y sólido que nos muestra la madurez a la que han llegado musicalmente. Al mismo tiempo, la atmósfera que se logra con el conjunto de sonidos le da potencia y seriedad a la canción, seriedad que va de la mano con la letra y la forma en que Till Lindemann la interpreta, dedicando esta canción a Alemania, país que ha visto un sinnúmero de crímenes y guerras, pero que aun así logra renacer.

‘Radio’ fue la segunda muestra antes de la salida del disco que, al igual que el corte anterior, fue lanzado en video, pero el 26 de abril. Comienza inmediatamente con ese ritmo pesado del que estamos acostumbrados y un entretenido juego de sonidos con tintes synth, en el teclado de Christian “Flake” Lorenz; lo que nos hace viajar por la historia de la radio en Alemania y cómo ésta ha servido tanto para entretener a las masas, como para controlarlas y protestar.

‘Zeig Dich’ es el tercer track de este nuevo trabajo, el que comienza con un coro religioso al cual se le unen los demás instrumentos, manteniendo un ritmo pesado de principio a fin y dando instancias de espacio para un suave teclado en ausencia de las guitarras, complementándose así, un viaje como el de una montaña rusa.

‘Ausländer’ es cuarto tema del disco e inicia con el sonido sintetizado de la mano de “Flake”. Un corte muy particular y más moderno que de costumbre. Lindemann se une a éste, demostrando que los años no pasan por su particular voz, sello que los hizo distintos a otras bandas en los 90´s. Prosigue la canción ‘Sex’ y tal como su nombre lo indica, la canción pretende ser erótica al estilo Rammstein con un particular riff que deja espacio a un breve solo de teclado sin perder el ritmo inicial.

Luego llega ‘Puppe’, una canción suave que a ratos insinúa querer ser algo más; casi como si esa tranquila melodía fuera a enloquecer. La voz de Till se mantiene serena junto al resto de los sonidos hasta que de un momento a otro, se vuelve desgarrada y enfurecida. El resto de los instrumentos acompañan y entregan agresividad a este track.

‘Was Ich Liebe’ es casi como una confesión o al menos, eso se percibe. Con momentos suaves y al mismo tiempo pesados, da a entender que es una canción honesta que no insinúa nada más que lo que se oye. Le sigue ‘Diamant’, dando la cuota de serenidad a este disco. Solo acompaña un tranquilo arpegio de guitarra, la voz de Lindemann y los sonidos ambientales del teclado; logrando una melodía melancólica que a ratos recuerda a la canción ‘Ohne Dich’ (REISE, REISE. 2004) pero esta vez, sin batería.

‘Weit Weg’ da la impresión de ser una canción salida de otro planeta o de un lugar muy lejano. El teclado es protagonista, con un sonido que nos traslada a un futuro en el estilo de los 80’s. Es decir, en una época pasada y soñando con el futuro lejano. ‘Tattoo’ es el décimo tema y nos  hace regresar a esos riffs pesados tan propios de los primeros discos de la banda, envueltos por coros synth que traen a la memoria canciones como el single ‘Halleluja’, dejando en claro que pese a los años, esta evolución compositiva no olvida sus inicios. Es más, toma lo antiguo y lo mezcla con lo nuevo, logrando así un renovado Rammstein.

El bajo de Oliver Riedel abre el telón en el último track de este álbum, titulado ‘Hallomann’. Aquí vuelve ese ambiente siniestro que solo Rammstein puede crear. Lo increíble de esta canción, es la dualidad que se crea junto a la maliciosa voz de Lindemann, envuelta en un sutil teclado que le da un toque de misterio que pareciera intentar pervertir la posterior melodía inofensiva e inocente que proporciona “Flake”, para luego ser totalmente despedazada por el bajo y guitarras.

De esa forma llega a su fin el nuevo álbum homónimo de Rammstein, donde queda demostrado que la banda tiene fuerza creativa para rato, entregando frescos sonidos sin dejar de lado la esencia siniestra y pesada con la que se hicieron espacio tanto en Alemania, como en el mundo a mediados de los 90’s.

Te dejamos los singles de este nuevo álbum

Javier Reznov Ver todo

Amante de la música, conciertos y videos juegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: