Saltar al contenido

Review | Jesucristo Metalstar en su versión más íntima

La conocida ópera rock fue presentada en la SCD Plaza Egaña en una libre adaptación al género metal.

Domingo por la tarde y la Sala SCD ubicada en la azotea de Mall Plaza Egaña llenaba de a poco sus butacas para lo que se venía: el espectáculo chileno ‘Jesucristo Metalstar’ se presentaría de manera menos masiva a la que todos estaban acostumbrados. Recordemos que esta adaptación nacional ya lleva 15 años en los escenarios. Con nueve intérpretes en escena, más cuatro músicos que entregaban la atmósfera necesaria, se dio comienzo a esta obra musical a las 18:18 horas.

Fotografía por: Nicolás Soto

Estos últimos fueron los primeros en ingresar al escenario: América Paz en el bajo, Franco Urrutia en los teclados, Hillthsson Miranda en la batería y Francisco Urrutia como director musical y encargado de la guitarra eléctrica. Se encienden las pantallas de la SCD para reproducir imágenes de diversas manifestaciones y protestas, todo a modo de situar la obra en una época más contemporánea mientras los cuatro músicos daban el inicio con la ‘Obertura’ a modo de intro.

Se vuelven a apagar las luces y Jaime Salva –con una excelente interpretación- hace su aparición en el escenario con ‘Canción de Judas’, luego ingresa Rodrigo Galaz como Jesús de Nazaret dando paso así a ‘Dinos lo que va a pasar’ mientras Pedro y Simón –interpretados por Ángelo Cancino y Felipe del Valle- se unen a la escena y posteriormente, Geraldin Controuks debutando como María Magdalena y luciéndose con una notable potencia y calidad interpretativa.

Así pasamos a ‘Realmente extraño’, seguida de ‘Todo estará en paz’. Un punto importante a destacar, es la vestimenta comercialmente asociada al ‘metal’; donde se hicieron presentes las cadenas, chaquetas de cuero y tachas en los protagonistas, sobre todo cuando llegó el turno de ‘Jesús Morirá’, parte de la obra musical donde Anás y Caifás –interpretados por Víctor Escobar de Alto Voltaje y César Vigouroux de Sobernot- se robaron ‘la película’ con un look al más puro estilo del black metal. Sin duda de lo más destacable dentro de la versión.

Fotografía por: Nicolás Soto

A medida que pasaba la historia, los asistentes estupefactos se hacían partícipes de cada escena. ‘Hosanna’ fue uno de esos puntos, seguido de ‘Simón Zelotes’, donde Felipe del Valle también interactúa con el público, a modo de hacer esta ocasión aún más íntima. Una tremenda actuación del vocalista de Drake, que fue sucedida por ‘Pobre Jerusalén’, interpretada por Galaz.

Así se llegó a otra parte crucial de la historia, donde de fondo se divisaban unas manos lavándose, las mismas que luego se encontraban cubiertas de sangre en el ‘Sueño de Pilatos’, personaje llevado a esta versión metalera por Cristián Farías -vocalista de Karma- quien una vez más, dejó en evidencia su óptima calidad vocal en el escenario.

‘El Templo’ sonaba en el mismo momento en que en las pantallas se vislumbraban imágenes que simulaban una noche de bohemia y placer. Rodrigo Galaz reingresa al escenario y el público aplaude al detenerse la música. Posteriormente vuelve Geraldin con ‘Es más que amor’, exponiendo los sentimientos que tenía María Magdalena por Jesús.

Fotografía por: Nicolás Soto

Casi sin descanso, llega la interpretación de ‘Di que no me condenaré’, en la voz de los personajes de Jaime Salva, junto a Víctor Escobar y César Vigouroux, quienes relatan el momento en que Anás y Caifás intentan comprar la lealtad que Judas le entregaba a Jesús, logrando que finalmente éste considerase aquella idea de traicionarlo. Así llegamos a la ‘Última cena’, ocasión donde Jesús confiesa que uno de sus apóstoles lo iba a negar tres veces y otro, lo iba a traicionar.

Tras una magnífica actuación por parte de los aludidos en la escena, fue hora de probablemente la canción más emblemática y emotiva de esta ópera rock: ‘Getsemaní’, interpretada de forma correcta por Galaz. Sin embargo, no se puede obviar el hecho de que hubo una notoria desafinación en el falsete tan clásico de ésta.

Se detiene la música y reingresa Judas para entregar a Jesús en los brazos de Anás y Caifás, luego de darle un beso mientras se interpreta ‘El Arresto’ y de fondo las pantallas exponen diversos diarios con titulares alusivos a la detención de Cristo. Ahora se hacen presentes las ‘Negaciones de Pedro’, donde las voces pregrabadas dejaban al apóstol en evidencia, logrando que finalmente el personaje interpretado por Ángelo Cancino, negara tres veces a su supuesto maestro.

Fotografía por: Nicolás Soto

Ya en el ‘Palacio de Pilatos’, llega Caifás y Anás a entregar a Jesús y nuevamente la voz de Farías nos da una notable interpretación. Así se dio paso después a ‘Canción de Herodes’, personaje tomado por Rubén Hormazábal que dio la cuota de humor en el set, lo que fue celebrado a punta de risas por los invitados de esta íntima velada.

‘Todo ha sido un sueño’ es lo que devuelve el tono melancólico a la historia, en las voces de un gran dueto formado por Geraldin y Ángelo, el mismo que fue ovacionado por el público que repletó la Sala SCD ubicada en la azotea del Mall Plaza Egaña.

Ya llegando a las escenas finales, se presenta la ‘Muerte de Judas’, momento en que el personaje interpretado por Jaime Salva no puede con la culpa tras la traición a Jesús, por lo que finalmente se suicida. No se puede dejar de lado el gran trabajo hecho por el músico de Tomo como Rey al tomar este papel; ya que fue uno de los que más destacó por su solidez, calidad actoral y sobre todo, vocal.

Fotografía por: Nicolás Soto

Es tiempo del ‘Juicio ante Pilatos’, donde Cristián Farías en un comienzo se niega a lo que pide Caifás, Anás y la gente de Jerusalén; accediendo a que lo torturen para luego lavarse las manos “no haciéndose responsable del hecho”. Vuelve Jaime al escenario para cantar ‘Metalstar’, versión moderna del clásico ‘Superstar’, perteneciente al soundtrack oficial de la obra musical.

Finalmente se da paso a la ‘Crucifixión’, con imágenes en pantalla a contraluz del momento en que Jesús se encuentra ya en la cruz junto a dos ladrones que también esperaban su muerte crucificados a su lado, plano que acaba con ‘Juan 19:41’ y esa triste melodía que ya todos conocemos.

Sin duda se pudo vislumbrar en el rostro de los asistentes, la emoción tras cada interpretación realizada por los protagonistas de esta tremenda adaptación nacional del clásico musical de los años 70’s. El que si bien tuvo algunos problemas técnicos, aun así logró cautivar a quienes agotaron todas las entradas para disfrutar de un show de aproximadamente una hora y cuarenta minutos, donde una vez más se demostró la gran calidad tanto de los intérpretes, como también de los músicos que acompañaron durante toda la jornada.

Fotografía por: Nicolás Soto

¡Revisa el registro fotográfico de este show, ingresando aquí!

Barbs Ver todo

Periodista de profesión y vocación. Amante de la música en vivo y en todos sus formatos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: