Saltar al contenido

Review | La brutalidad de Killswitch Engage hace vibrar a la Blondie

Foto de Cristián Madariaga.

En una actuación redonda de parte de los representantes del metalcore, el público nacional asistió a una presentación que no dejó a nadie indiferente y que transmitió toda la energía a la que nos tiene acostumbrados el quinteto estadounidense, haciendo de esta una actuación inolvidable.

Brutal, tempestuoso y alucinante. Con esos tres adjetivos podemos calificar la actuación de Killswitch Engage. La banda norteamericana se presentó por tercera vez en el Club Blondie, el cual se llenó para la presentación del grupo de metalcore.

Antes se subieron al escenario los nacionales, Robot The Mimbre, quienes con 18 años de trayectoria en el cuerpo, fueron capaces de estar a la altura del espectáculo con un sonido igual de potente, pero no tan frenético que el quinteto oriundo de Westfield, Massachusetts, siendo valorados positivamente por los fanáticos.

En casi 30 minutos en la tarima del recinto de Estación Central, los nacionales dieron cuenta de su metal trabajado y pulido, que se transformó en el complemento perfecto de lo que vendría después de la mano de lo estadounidenses.

Después de media hora, a las 20.05, con ‘The Final Countdown’ de Europe de fondo, Jesse Leach, Adam Dutkiewicz, Joel Stroetzel, Mike D’Antonio y Justin Foley se mostraron ante sus fanáticos y comenzaron su show el cuál duró más de una hora en el que comenzaron con ‘Unleashed’, parte de su nuevo álbum, ‘Atonement’, que están presentando en esta nueva gira.

Este tema abre su nuevo disco y es uno de esos temas donde Leach, como se puede escuchar, desarrolló tanto el lado más potente de su voz, como la versión más melódica. Por otra parte, desde un primer momento sentimos la fuerza y la potencia de Foley en la batería, quien simplemente se lució. Algo parecido ocurre con el que fue su cuarto track de su setlist: ‘My Last Serenade’.

Luego vino ‘Hate by Design’ de la placa de 2016 ‘Incarnate’, la que por momentos se escuchaba monstruosa entre el grueso de los versos de su vocalista, los ásperos riffs de las guitarras de Dutkiewicz y Stroetzel, y el impulso de D’Antonio.

Al pasar esas dos composiciones, ‘The Crownless King’ dio cuenta de que el conjunto puede ir más allá si de agresividad se trata. Es que el quinteto se mostró muy afiatado, mostrando que gracias a todo el tiempo de giras y grabaciones, pueden hacer lo que sea frente a una audiencia.

Luego de ‘My Last Serenade’ (2002) vino uno de sus clásicos del álbum ‘As Daylight Dies’ de 2006: ‘This Fire’ que en la voz del actual cantante de Killswitch (él no grabó ese tema) suena increíble con su growls y sus gritos.

A esa altura, la conexión con el público era única. Los presentes cantaban cada tema y movían su cabeza al ritmo de las 17 pistas que fueron interpretadas por los cinco integrantes de la agrupación. Para esto contribuyó las palabras de agradecimiento durante el concierto de Leach y Dutkiewicz. Este último no tuvo problema en saludar y chocar sus puños con las personas que estaban al lado del escenario, incluso dándole una uñeta a una motivada fanática que después de pasar por arriba de la marea humana presente, se la pidió al guitarrista en medio de la interpretación de ‘Strength of the Mind’ casi al final del show.

Adam Dutkiewicz.

A medida que pasaba cada canción, la energía del grupo aumentaba, y cada una de estas era tocada con más fiereza que la anterior. Asimismo, la gente se contagiaba, por lo que desde principio a fin cantaron, saltaron y movieron sus cabezas con todo el vigor que transmitía el quinteto.

Otros temas que tocaron del nuevo álbum fueron ‘I Am Broken Too’ (7°), ‘As Sure as the Sun Will Rise’ (9°) y ‘The Signal Fire’ (11°). Pero también se dieron espacio para canciones como ‘Reckoning’ del trabajo homónimo de 2009; o ‘Rose of Sharyn’ y ‘The End of Heartache’, al igual que varias más que se nos quedan fuera, pero que nos evidencia que, Killswitch Engage son fieles representantes de su estilo y que en vivo puede ser más brutales que en sus grabaciones.

El broche de oro de la noche fue el cover con el que cerraron su presentación: Holy Diver de Dio, el cual grabaron en varios álbumes. Este tema adaptado al sonido del conjunto sonó magnífico. Los estadounidenses respetaron este clásico, pero fueron capaces de darle su toque metalcore que lo hizo extraordinario. La actuación del conjunto fue inolvidable y esperemos que, en su próxima visita, ojalá con otro trabajo bajo el brazo, puedan agregar más material a ese metalcore tan increíble que los convierte hoy en unos referentes de ese género, el cual hoy hizo vibrar a la Blondie que disfrutó de un show redondo de principio a fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: